Si intentamos eliminar el aceite de palma de nuestra alimentación veremos que es casi imposible, porque son muchos los productos que lo contienen. Está presente en casi cualquier alimento procesado como la bollería, las patatas fritas, las galletas, los cereales, el chocolate, las pizzas precocinadas, las salsas o los helados.

Para la industria, el aceite de palma resulta mucho más económico si lo comparamos con otros aceites. Además, en general, los aceites son líquidos y poco consistentes, pero el de palma es mucho más denso y su textura facilita el proceso de elaboración de muchos productos.

La reciente norma de la Unión Europea sobre el etiquetado de los alimentos, indica que todas las etiquetas de los ingredientes tienen que especificar qué tipo de aceite vegetal contienen. Esta situación se debe a que no todos los aceites vegetales son iguales y, como consecuencia, sus efectos sobre la salud son diferentes. Desde entonces, el aceite de palma está en el punto de mira ya que su presencia es muy elevada en los alimentos procesados.

Como se ha mostrado a lo largo de estos días, el aceite de palma tiene graves consecuencias sobre nuestra salud. Estos efectos negativos se deben principalmente a la naturaleza de los ácidos grasos que lo componen. Se trata de una grasa rica en ácidos grasos saturados relacionados con diferentes enfermedades del metabolismo. El aceite de palma fresco (el que sale del fruto de la palma africana) es adecuado y otorga beneficios para la salud, pero al refinarlo (es el que gasta la industria alimentaria) y eliminarle los antioxidantes, es cuando se asocia al aumento del riesgo de diferentes patologías.

En mayo de 2016, la Agencia Europea de la Seguridad Alimentaria, hizo público un estudio en el que aseguraba que en el momento en el que el aceite de palma se calienta a más de 200 grados en procesos industriales desprende ácido graso glicidilo, el cual es cancerígeno. Según el informe, esto también sucede con otros aceites vegetales, pero en menor medida.

aceite-palma-salud

Desde hace unos días, el aceite de palma aparece en muchísimas noticias ya que el supermercado SuperSano ha decidido eliminar todos sus productos que contengan aceite de palma.  Ahora, otros supermercados como Eroski, Mercadona, Hipercor, Alcampo y Lidl también están alerta con este ingrediente, casi oculto, que se encuentra en muchos productos.

El aceite de palma está dando pie a muchos debates por sus efectos perjudiciales sobre nuestra salud. Pero lo cierto es que todo lo que puede poner en riesgo nuestra salud no está en un solo ingrediente. Además de evitar el aceite de palma en nuestra alimentación, para conseguir una vida saludable, tenemos que conseguir unos buenos hábitos alimentarios.

Aunque se elimine el aceite de palma de todos los supermercados, si seguimos teniendo como base alimentos procesados mantendremos una mala nutrición que perjudicará nuestra salud. Por eso, además de eliminar el aceite de palma, tenemos que basar nuestra alimentación en productos frescos, frutos secos, hortalizas, legumbres, etc. Así, ingredientes como el aceite de palma dejarán de preocuparnos.

Nuestra nutricionista Anna Galdón nos lo cuenta todo en el programa «En Directe» de 11TV Valencia.